El sentido del sentir

Es el sentido del sentir…Saber apreciar las cosas, las personas o los momentos más allá de lo estrictamente vivido. Rescatar sentimientos ocultos que nos revive un momento concreto.
Tenemos que aprender a sentir. Valorar todos los momentos vividos por los centímetros de piel que se nos erizan, por la cantidad de lágrimas que se nos derraman o por la fuerza con que tensamos nuestros músculos para contener el dolor, la rabia o las ganas.
Disfrutar de algo que te tiene absorto durante varios minutos y hace que aquel instante adquiera tanta belleza que quieres que dure para siempre.
Sentir de una forma descontrolada hasta hacer que nos desbordemos de emoción.

 

Y es que vivimos en un mundo equivocado. Vivimos en un mundo en el que sólo vale llorar de alegría, en el que sólo se puede gritar de júbilo o en el que sólo te permiten emocionarte ante las cosas bellas.
Aprender a sentir es saber apreciar cualquier sensación que te sea dada, aun a sabiendas de que puede herirte o matarte. Llorar porque tienes dolor o tristeza, gritar porque estas enfadado o decepcionado y ¿porqué no?…poder sentir miedo. Vivir estimulado al máximo, en eso consiste esta jodida vida. Evitar ser un cadáver emocional hasta el punto de no ser capaz de sentir nada, y es que cuando vives la vida del sentir cada momento es único e irrepetible.
​​

​Puedes escalar mil veces la misma montaña. Puedes contemplar el amanecer todos los días desde la misma playa. Incluso puedes abrazar a esa misma persona todas las mañanas de tu vida, pero si sabes sentir de verdad, cada segundo vivido, cada metro andado y cada cielo contemplado, siempre serán diferentes. Y lo son sólo por el hecho de despertar en ti cada día algo distinto.
Yo ya no tengo miedo a sentir. Me dejo llevar en este río de emociones y aprendo a convivir con cada una de ellas. Y os prometo que jamás me he sentido tan vivo. Jamás he sonreído con tanta fuerza, nunca se me había helado la piel con el roce de una mano o al escuchar la voz de una persona. Nunca jamás en mi vida había experimentado lo que significa fundirse con la naturaleza. Permanecer sentado en una roca y agudizar mis sentidos para darme cuenta de que a veces en la soledad no se esta tan solo. Mirar a esa persona que tienes sentada a tu lado y no dudar ni un segundo en decirle que ella hace único ese momento. No tener miedo a sentir. Aprender a ser intenso en tus acciones.

 

…Esta es la magia más absoluta y real que existe…

 

Esta, amigos, es la única manera de que los instantes que vivimos sean siempre eternos e inmortales…